Mañanas androgenas [Bartleby]

20 Jul

Son las siete de la madrugada, la mañana me ha dado una bofetada, fria, sin sol, son las siete, aun no me acostumbro a vivir en estas horas, el despertador comienza a sonar, con un incesante zumbido que hace a mis profundidades revolverse, que quieran salir a caminar y no volver nunca más. Mis ojos no ven, escondidos bajo las cortinas que no dejan pasar nada, ni por amor, ni por compasion. Tardo siete minutos en levantarme, en hacer que mi cuerpo comience a moverse, el frió  empezó a abrazar mis huesos. Iba a tomar una ducha, pero estaba muy lejos, mis ojos morados, caidos, mi pelo, escandalizado de mi rostro.

El sol comenzo a salir, pero no para los desplazados, era hora de apurarme. Tome mis jeans gastados, por el la luz, rotos por la tierra, quemados por mi, no me disponia a verme bien, tome el mismo poleron de siempre, tenia un par de agujeros, descosido, y aun asi servia. Tome una polera manga larga que cubriese mi piel, que todos los dias arde, y debo esconder. Solo habían pasado siete minutos, y ya estaba listo, no queria salir, me sente frente a mi espejo, y recorri cada uno de los recuerdos, que se veian dibujados en mi cara, en los rayos de los ojos, que querian olvidar, despierto nuevamente, son las ocho y treinta y siete minutos, me levanto y corro, se que no llegare, pero al final alli me enterrare.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: